Abierto por obras

CAPÍTULO I

Finales de noviembre de 2012. Por fin decidimos dar el paso de abrir nuestra primera oficina. Necesitábamos ya un espacio propio para la rutina diaria y poder recibir a proveedores y clientes. Comenzaba la aventura de encontrar un lugar adecuado en ubicación, tamaño y precio. Esto no iba a resultar muy complicado pues la mala situación general nos ofrecía cosas muy interesantes.

Buscamos ese lugar en el centro de Bilbao y dimos con un espacio de 66 m2, iluminado por tres grandes ventanales que daban a un lateral del edificio de la Diputación Foral de Bizkaia.

Apretamos el precio, nunca con el argumento de “es lo que hay” sino con el de “no podemos arriesgarnos a pagar más”. Para lograr la aceptación de nuestra oferta, ofrecimos pagar los seis primeros meses por adelantado. Todos de acuerdo.

El problema era que la conexión a Internet que ofrecía el edificio era de cuando Limberg atravesó el Atlántico, por lo que pusimos la condición de que la propiedad hiciera la obra necesaria para dar entrada a Euskaltel y su red por cable. Así se acordó, así se hizo.

La oficina tal como la encontramos Comienzo de la reforma

 

CAPÍTULO 2

El edificio donde hemos elegido nuestras oficinas es muy bonito. Es de la época más interesante del racionalismo, su arquitecto fue Rafael Fontán y se finalizó la construcción en 1947.
Habíamos alquilado un espacio, pero aquello necesitaba de un cambio de imagen total.

Se nos presentaban dos dudas: ¿qué cambio de imagen total era ése? y ¿cómo haríamos la obra para que, quedando lo mejor posible, nos costara lo menos posible?

La empresa SUBE de arquitectura interior para todo tipo de espacios, se prestó a darnos sus ideas y su tiempo sin compromiso alguno y la verdad que nos fue de gran utilidad, pues nos quedamos con su idea base, nos facturaron su tiempo y decidimos nosotros mismos hacer una obra más simplificada.

Está empezó a mediados de diciembre. Los gremios los contratamos a través de AREA 3D MOBILIARIO, la moqueta BURMATEX nos la montó CI Interiorismo y el equipamiento interior de la oficina, básicamente, lo adquirimos a una empresa que había cerrado en Vitoria-Gasteiz. Algunas cosas se compraron en IKEA y completamos las adquisiciones con un objeto aquí, otro allá. Vamos, lo de siempre.

Comienzo instalación moqueta en Olabai Olabai Instalación Moqueta
Colocación de la moqueta Su instalación ya casi acabada

 

CAPÍTULO 3

Para el día 10 de enero teníamos ya todo montado, con ordenadores, servidor y cafetera.

Yo no pude asistir a la inauguración porque acababa de pasar por el quirófano y estaba para pocos movimientos y si me entraba la risa se me saltaban los puntos.

Con relación a la conexión a Internet, dada la tipología del edificio, la compañía estaba teniendo problemas con el trazado de la línea, por lo que nos comunica que, hasta que sus operarios no sean capaces de dar el servicio prometido, nos ofrecen una alternativa que mejora en algo lo que hasta ese momento venimos padeciendo.

Tenemos ya una oficina con seis puestos de trabajo y una mesa de reuniones con el equipo necesario para efectuar vídeo-conferencias en grupo. A pesar de la mala conexión actual, aquello funciona bien.

Como, por el momento, todos los servicios de programación los tenemos subcontratados, entramos el grupo cómodamente.

Los muebles llegan a la oficina de Olabai Preparando su montaje

 

CAPÍTULO 4

Os diré que aquel espacio nos hacía una ilusión enorme y que ponía fin a muchos meses de reuniones en lugares provisionales o siempre en las oficinas de nuestros proveedores.

Tras mi operación, un cáncer que pretendía asesinarme, comenzamos las largas jornadas de trabajo en aquel agradable espacio.

En una de esas primeras reuniones, Nacho y yo comentamos que habíamos escuchado en la radio el anuncio de una conferencia en la Universidad de Deusto de Carles Torrecilla, ponente de otra conferencia a la que habíamos asistido en septiembre en el BEC de Barakaldo, sobre emprendimiento empresarial, que nos había gustado mucho y con la que habíamos disfrutado (ver vídeo).

-“Pues que sepáis que nada más oír la noticia, viniendo para aquí lo he llamado, pues tenía su móvil”. Nos sorprendió Nacho.

- “¿De verdad?, ¿y qué le has dicho?. Preguntamos casi todos de golpe.

Los muebles montados Vamos a cambiar esto un poco

 

CAPÍTULO 5

-“Que, si quiere, mañana lo recojo en el aeropuerto y que lo invitamos a comer, así le presentamos nuestro proyecto. Su charla en la universidad de Deusto es por la tarde”, respondió Nacho.

Todos le dijimos que aquello era una magnífica idea, pues habíamos asistido a su conferencia en el BEC y nos gustó un montón.

-“Llega por la mañana, lo llevo a su hotel y después nos venimos aquí a la oficina. Le hablamos de qué va el proyecto para que nos diga si sabemos contarlo, si somos capaces de transmitir todo lo que hay detrás de él”, añadió Nacho.

Al día siguiente, Nacho recogió al señor Torrecilla en el aeropuerto y tras hotel y desayuno, lo recibimos en nuestra humilde morada a eso de las 11.
Presentaciones y entramos en materia. Escuchó y, sobre todo, lo escuchamos.

Fueron tres horas tremendamente interesantes … para nosotros, claro. Ni un solo minuto tuvo desperdicio.

 
Vista de la oficina de Olabai terminada Carles Torrecilla

 

CAPÍTULO 6

En su conclusión final nos dijo:

-“No abráis caminos nuevos, es tremendamente costoso, recorred los que ya están abiertos”.

La lógica palmaria de aquello y de todo lo que nos había ido contando y recomendado nos dio materia para reflexionar durante muchas horas durante la siguiente semana.

Lo llevamos a reponer fuerzas a La viña del Ensanche; iba a comer muy rico y ligero, para que pudiese, por la tarde, atacar a gusto la conferencia que iba a dar en la universidad de Deusto.

A ella asistimos (ver conferencia) y pasamos dos horas muy jugosas escuchándolo. A la salida supe que Carles Torrecilla asiste cada dos semanas a un programa de “la 6ª”, llamado “el hormiguero”, para hablar de economía palpable.

Al día siguiente, de nuevo en la oficina, nos dimos cuenta de que no nos habíamos hecho una foto con él, como recuerdo de su visita, pero nos habíamos quedado con lo más importante, con un poco de su ciencia.

Carles Torrecilla en “El hormiguero” Universidad de Deusto, Bilbao

 

CAPÍTULO 7

Mientras mentes preparadas y más ordenadas que las nuestras iniciaban el duro trabajo de la programación, decidimos que había que empezar a tocar un poco la Red, a saber qué pasa cuando abres la ventana y te asomas a Internet.

Desde nuestra simplicidad decidimos montar un blog, con forma de web, empezar a probar cosas y a esperar a recibir todo tipo de comentarios de aquellos internautas que casualmente pasaran por ahí.

En ese blog pretendemos contar nuestra pequeña historia al mejor estilo abuelo Cebolleta, publicar nuestros caretos, hablaros de lo que estamos haciendo estos días y montar un foro para saber qué se siente cuando nadie le hace caso.

Llevamos recibiendo comentarios, silbidos y algún que otro abucheo pero era lo que buscábamos pues es muy importante en la vida saber por donde no tienes que ir.

Familia, nuestro camino sigue.

Decidimos montar un blog El abuelo Cebolleta

 

CAPÍTULO 8

Nos vamos acercando al momento de la verdad. En unas semanas tendremos importantes noticias. Mientras, seguimos con nuestro pequeño campo de pruebas que es este inocente blog.
 
Una de estas pruebas ha sido el solicitar la colaboración de los que nos leéis, pidiendoos que nos hicierais llegar un vídeo o link con algún tema que considerarais de interés porque alguna vez reparasteis en él.
 
En el primer intento no recibimos nada -cosas de la vida- pero a la semana siguiente, en el segundo intento recibimos … ¡cinco links!, ¡cinco!, con muy interesantes vídeos.
 
Hemos elegido uno de ellos para nuestro apartado “Aprendamos”, enviado por Alejandro de Bilbao. Su título es “Cuando las fichas están caídas” y habla de eso tan difícil que es el fomento de la autoestima entre nuestros hijos.
 
El quinto link nos lo envió Javier desde Madrid.
 
Los dos van a recibir en su casas nuestro humilde agradecimiento bajo la forma de un riquísimo bizcocho de Arrese.

 
Bizcocho Arrese
Video instructivo: “Fichas de Poker”

 

CAPÍTULO 9

Se entregaron ya los primeros premios de Olabai en forma de bizcocho y nos llegaron de vuelta los aplausos por la calidad del galardón.

El miércoles, a primera hora, antes de llegar a la oficina, el vigilante del edificio nos llama, informándonos que habían forzado por la noche la puerta y que algunas cosas estaban revueltas. Temimos por los ordenadores.

Cuando llegamos vimos que, aunque revuelto, casi todo estaba en su sitio y lo único que se habían llevado era una caja metálica con 27€. Habían entrado también en otra oficina sin más consecuencias.

Seguimos preparando la salida del proyecto. Cada semana tomamos nuevas decisiones que van a marcar el futuro del mismo, por lo que las dudas no sólo te asaltan sino que además te comen sin cesar. Las circunstancias alrededor nuestro se modifican día a día, todo es cambiante, hay que estar pendiente del más mínimo detalle, pero casi nos da igual, el proyecto es muy sólido.

¡Qué difícil es todo! … pero qué interesante se está poniendo.

La puerta rota después del robo.

La caja metálica donde estaba el dinero.

CAPÍTULO 10

Tenemos una gran idea, que hemos convertido en un gran proyecto y que ahora necesitamos transmitirlo a los demás.

Fue en este punto y tras bastantes exposiciones, cuando nos dimos cuenta que necesitabamos una figura muy clara, alguien que nos guiara en la forma de contar en que consistía Olabai, un buen comunicador.

Recordábamos las conversaciones con Carles Torrecilla en las que nos insistía en que teníamos que ser capaces de transmitir la idea en 20 segundos, a nosotros nos costaba un “poquito más”.

Comenzamos la búsqueda y consulta de proveedores de este tipo de servicio y resulta que no hay tantos y tampoco los hay con garantía sin entrar en cifras desorbitadas de coste.

Encontramos uno acorde a nuestras necesidades y comenzamos a desarrollar nuestra “Estrategia de Comunicación”.

(Continuará)

El Mensaje debe ser: Claro, Preciso y Breve
Todo forma parte de la comunicación

Si lo deseas puedes dejarnos tu comentario.

2 comentarios

  1. ROSAURA ZULUAGA dijo:

    2 abr 12:17

    Adelante Olabai, realmente me teneis de lo más intrigada y espero con impaciencia todas las actualizaciones que vais haciendo y os animo a seguir trabajando de la manera tan creativa como lo estais llevando a cabo. Como dicen los publicitarios es una gran campaña de intriga…..

  2. guo@olabai.com dijo:

    2 abr 12:42

    Muchas gracias, Rosaura, por tus ánimos; los necesitamos.

    No pretendemos una campaña de intriga, lo que ocurre es que queríamos tocar la Red pero no podemos aún contar mucho más pues la idea la estamos aún empaquetando después de haber pasado por las cocinas.

    Lo más ilusionante de todo esto es que va a servir para ayudar a muchísima gente de una manera muy entretenida.